CCF (Fibra de carbono compuesta) y CBF (Fibra de basalto compuesta) son fibras de refuerzo compuestas en forma de una cuerda creada a partir de miles de monofilamentos de carbono o basalto ultradelgados impregnados con una composición de polímero especial que garantiza una adhesión de alta calidad entre los polímeros y la fibra.

La fibra compuesta se usa para reforzar el plástico durante la fabricación de la pieza.
Más datos de nuestros materiales exclusivos
La fabricación aditiva de piezas compuestas reforzadas con fibras continuas se basa en la tecnología de coextrusión compuesta de matriz doble (coextrusión de fibra compuesta, CFC) la cúal permite la fabricación de piezas fuertes, ligeras y de formas complejas con propiedades del material que quieras a medida.
CCF
  • 30 veces más rígido y más fuerte que el plástico normal.
  • La relación entre la resistencia y el peso es más de 5 veces mayor que la del aluminio 2024-T351.
  • La relación entre la rigidez y el peso es más de 5 veces mayor que la del aluminio 2024-T351.
  • 7 veces más ligero que el acero y resistente como el acero inoxidable.
  • CBF
  • 15 veces más rígido y más resistente que el plástico común.
  • La relación entre la resistencia y el peso es más de 2 veces mayor que la del aluminio 2024-T351.
  • 5 veces más ligero que el acero y resistente como el acero inoxidable.
  • Un carrete de 750 m de filamento seria suficiente para fabricar un cubo de 55х55х55 mm completamente compuesto o una placa de tamaño A4 completamente compuesta con un espesor de 2.5 mm.
    La relación de volumen de fibra de carbono o basalto en el producto final es de aproximadamente el 25%.
    La tecnología Anisoprint ofrece una amplia gama de aplicaciones en el sector aeroespacial, automotriz, sanitario, manufacturero, deportivo, transporte y en cualquier sector dónde se requiera resistencia y ligereza en el producto final.